Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Enciclopedia
Click below to share this web page.
Translate

Cirrosis biliar / Cáncer de conducto biliar

¿Qué es la cirrosis biliar?

La cirrosis biliar es una forma rara de cirrosis hepática causada por una enfermedad o por defectos de las vías biliares. Por lo general, uno de los síntomas es colestasis (acumulación de bilis en el hígado). Existen dos tipos de cirrosis biliar:

  • Cirrosis biliar primaria. Es la inflamación y destrucción de las vías biliares en el hígado, debido generalmente, a una enfermedad autoinmunitaria en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error tejidos saludables.

  • Cirrosis biliar secundaria. Se produce debido a una colestasis o estenosis prolongada o al cierre de las vías biliares por cualquier otra razón, tales como un tumor.

¿Qué es el cáncer de conducto biliar (colangiocarcinoma)?

Junto con los cálculos biliares, el cáncer es la causa más común de obstrucción de las vías biliares. La mayoría de los cánceres de conducto biliar se desarrollan en la parte de los conductos que están fuera del hígado y que a veces, se denominan tumores extrahepáticos. La mayoría de los cánceres de conducto biliar son adenocarcinomas. Esto significa que se desarrollan de las células glandulares de las vías biliares.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de conducto biliar?

A continuación se enumeran los síntomas de cáncer de conducto biliar más comunes. Sin embargo, cada persona puede presentar diferentes síntomas. Los síntomas son:

  • Ictericia. Coloración amarilla de la piel y de los ojos.

  • Dolor abdominal

  • Poco apetito

  • Pérdida de peso

  • Prurito

  • Heces pálidas

  • Orina oscura

  • Fiebre

Los síntomas de cáncer de conducto biliar se pueden asemejar a otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte el diagnóstico con su médico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de conducto biliar?

Además de una historia clínica completa y un examen físico, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de conducto biliar son los siguientes:

  • Ecografía. Es una técnica de diagnóstico por imágenes que usa ondas sonoras de alta frecuencia para crear una imagen de los órganos internos. Las ecografías se emplean para mirar los órganos internos del abdomen, tales como el hígado, el bazo y los riñones, y para evaluar el flujo sanguíneo a través de los vasos.

  • Ecografía endoscópica o laparoscópica. Es una técnica de diagnóstico por imágenes en el que un transductor ultrasónico se coloca dentro del cuerpo, próximo a las vías biliares. Esto le permite al médico obtener imágenes más detalladas.

  • Tomografía axial computarizada (TAC). Es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografía e informática para producir imágenes horizontales o axiales del cuerpo, generalmente llamadas cortes. Una TAC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluso huesos, músculos, grasa y órganos. Las TAC son más detalladas que las radiografías generales.

  • Imagen por resonancia magnética (IRM). Es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras dentro del cuerpo.

  • Colangiografía. Es una radiografía de las vías biliares que utiliza tinte intravenoso (de contraste).

  • Biopsia. Es un procedimiento en que se extirpan muestras de tejido del cuerpo (mediante una punción o una intervención quirúrgica) para examinarlas con un microscopio.

  • Cepillado de las vías biliares. Es un tipo de biopsia en la que el médico inserta un cepillo pequeño con un mango largo y flexible mediante un endoscopio o una punción. Luego se usa el cepillo para raspar las células y las pequeñas muestras de tejido que van a ser examinadas con un microscopio.

  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Es un tipo de procedimiento de colangiografía que le permite al médico diagnosticar y tratar problemas en el hígado, la vesícula biliar, las vías biliares y el páncreas. El procedimiento combina el uso de radiografías con el de un endoscopio, que es un tubo flexible y largo dotado de luz. Se introduce el endoscopio a través de la boca y la garganta, y luego por el esófago, el estómago y el duodeno. El médico puede examinar el interior de los órganos y detectar cualquier tipo de irregularidad. Luego pasa un tubo a través del endoscopio dentro de las vías biliares y se inyecta un tinte, que va a permitir que los órganos internos se visualicen en la radiografía.

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer de conducto biliar?

El tratamiento específico para el cáncer de conducto biliar será definido por el médico, basado en:

  • La edad, el estado de salud general y la historia clínica

  • El grado de la enfermedad

  • La causa de la enfermedad

  • La tolerancia a medicamentos, procedimientos o terapias específicos

  • Expectativas acerca de la evolución de la enfermedad

  • La opinión o preferencia del enfermo

El tratamiento puede incluir:

  • Intervención quirúrgica. La intervención quirúrgica puede ser necesaria tanto para extirpar tejido maligno, así como también tejido benigno. La intervención quirúrgica también puede usarse para abrir conductos bloqueados para aliviar los síntomas.

  • Trasplante de hígado. En ciertas personas, el trasplante de hígado puede mejorar la tasa de supervivencia de 5 años en un 50%.

  • Colocación de un tutor. Si las vías biliares están bloqueadas por el cáncer, un tubo angosto, llamado tutor, se puede colocar en las vías biliares. Ayuda a drenar la bilis que se forma en el zona. Esto se hace para evitar el bloqueo que produce síntomas, tales como dolor o la coloración amarilla de la piel y de los ojos llamada ictericia. De manera temporaria, se puede colocar un tutor hasta que se realiza la intervención quirúrgica para extirpar el tumor o para colocar un tutor permanente.

  • Radiación externa (radioterapia externa). La radiación externa es un procedimiento que emite, con precisión, niveles elevados de radiación directamente sobre las células malignas. La máquina es controlada por un radioterapeuta. Como la radiación se utiliza para matar células malignas y encoger tumores, se puede emplear una protección especial para proteger los tejidos que están alrededor de la zona de tratamiento. Los tratamientos con radiación no causan dolor y generalmente, duran unos pocos minutos. La radioterapia se puede aplicar después de la intervención quirúrgica para eliminar pequeñas zonas con cáncer que pueden no haberse visto durante la misma, o se puede utilizar en lugar de la intervención. También se puede usar radiación para aliviar síntomas, tales como dolor, hemorragia o bloqueo.

  • Quimioterapia. La quimioterapia es el uso de drogas neoplásicas para tratar células malignas. En mucho casos, la quimioterapia afecta la capacidad de las células malignas para crecer y reproducirse. Grupos diferentes de drogas actúan de distintas formas para combatir las células malignas. El oncólogo recomendará un plan de tratamiento para cada persona.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 12/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.